Una mujer joven conducía a casa desde el trabajo cuando golpeó su guardafangos con la defensa de otro coche.

Entre lágrimas, explicó que era un automóvil nuevo que apenas tenia unos días de haber salido de la sala de exhibición.

¿Cómo le explicaría a su marido el daño que había sufrido el auto?

El conductor del otro coche se mostró compasivo, pero le explicó que debería anotar el número de sus licencias y de sus placas.

Cuando la joven mujer busco en un sobre grande de papel estraza para sacar los documentos, cayó un pedazo de papel que contenía estas palabras de su esposo:

“En caso de accidente… recuerda, cariño, que es a ti a quien amo, ¡No al coche!"

Desconozco su autor

Anterior Siguiente
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar este enlace a tus amigos
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.