Hu-Ssong pidió a sus discípulos que le ayudaran a quitar las piedras del sitio en el que quedaría el jardín. Uno de ellos, el menor, se empeñaba en mover por sí solo una gran piedra... y no lo conseguía.

-Maestro -dijo a Hu-Ssong por fin-, no puedo mover esa piedra.

-¿Ya usaste toda tu fuerza? -le preguntó Hu-Ssong.

-Sí -respondió el discípulo-. Apliqué toda mi fuerza y no logré moverla.

-Perdona -le dijo entonces el filósofo-, pero creo que no has usado en verdad toda tu fuerza.

-¿Por qué dices eso, maestro? -se confundió el muchacho.

-Lo digo porque a nadie has pedido que te ayude...

Muchas veces nuestra fuerza mayor estriba en reconocer nuestra debilidad y en tener la humildad de pedir la ayuda de otros.

El alumno entendió lo que decía Hu-Ssong. Dejó a un lado su orgullo y rogó a sus compañeros que le ayudaran. Así, con todas sus fuerzas -la suya y la que le dieron los demás- pudo mover la piedra.

Música: John Williams
Saving Private Ryan Omaha Beach
  Editada
Siguiente
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar esta Reflexión a tus amigos
Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.