Muchas personas viven en un disgusto casi permanente, pudiendo evitarlo.
 
Quizás te encuentres en esa situación.
 
Seguramente hay comportamientos que te molestan de las otras personas.
 
Quizás te moleste algo que dijo o hizo, o no dijo o no hizo una persona cercana.
 
Si no le comunicas lo que te perturba, el otro no tendrá ninguna oportunidad de modificar su conducta.
 
Hay muchas personas que acumulan estas molestias por días, meses y años.
 
Y un día ya no lo pueden soportar, rompiendo una relación.
 
Si se analizan las causas, se descubrirá que los motivos no son tan importantes, pero se sumaron a través del tiempo.
 
Es mejor que aclares y resuelvas las situaciones a tiempo, antes que crezcan y se acumulen.
 
En la mayoría de los casos,  si la otra persona te aprecia, buscará una manera diferente de proceder.
 
Muchos agradecerán sinceramente que se lo hayas dicho, pues su intención no era provocarte un daño o un enojo.
 
¿Y si la otra persona no cambia de actitud o no le importa seguir molestando?
 
Entonces, es mejor que evites esas situaciones, no te comuniques con determinados temas o evites el contacto con esa persona en las circunstancias que te molestan.
 
No vale la pena que te arruines el día.
 
Desconozco su autor
 

 

Música :
  Desconocida por mí
Siguiente
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar esta reflexión a tus amigos
Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página