Nadia pasó el otoño entero sembrando y preparando su jardín. Las flores se abrieron en primavera, y Nadia reparó en algunos dientes de león, que él no había plantado.

Nadia los arrancó, pero el polen ya se había esparcido, y otros volvieron a crecer. Trató entonces de encontrar un veneno que afectara solamente a los dientes de león. Un técnico le dijo que cualquier veneno terminaría matando a las otras flores.

Desesperado, pidió ayuda a un jardinero,

- Es igual que el casamiento - comentó el jardinero. Junto con las cosas buenas, terminan siempre viniendo algunos pocos inconvenientes.

- ¿Qué hago?

- Nada. Aunque sean flores que tú no pensabas tener, ya forman parte de tu jardín.


Siguiente
Música: R. Clayderman
  When I Fall in love
IMPORTANTE: Este sitio se mantiene en red y es gratuito, gracias a los donativos que envian, para enviar un donativo y ayudar al sostenimiento del sitio, click aqui:
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Subscribirme y recibir las actualizaciones
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Subscribirme y recibir las actualizaciones

Enviar este enlace a tus amigos

Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.