Esta es la fábula del hombre que tuvo la desgracia de que a su casa entrara un monstruo.

Terrible monstruo era aquél.

Esclavizó a sus hijos; los obligaba a estar horas y horas ante él, reverenciándolo.

A su esposa la hacía llorar insensatamente.

A él, por último, le impidió entregarse a sus antiguos quehaceres predilectos: leer buenos libros y escuchar música buena.

Peor aún: por causa de aquel monstruo el esposo y la esposa ya no conversaban como antes, y -lo más grave- por su culpa ninguno de los dos podía hablar ya con sus hijos.

El hombre y la mujer, viendo el daño tan grande que aquel monstruo causaba en su hogar y en su familia, decidieron un día rebelarse contra él.

Y así, desde aquel día en su casa ya no se vio tanta televisión.

 

Music:
No speak
 
Anterior
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño
Enviar esta reflexión a tus amigos
Buscar en este sitio
powered by FreeFind
Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.