El discípulo se dirigió a casa de su maestro zen, que tenía uno de los jardines más hermosos que había visto jamás.

Una vez allí, le contó a su maestro que tenía problemas con sus hijos y que quería respetar la naturaleza de cada uno de ellos para que hicieran lo que les pareciera y de ésta forma así poder mantener la relación.

Quería evitar que se sintieran frustrados en el futuro.

El maestro zen escuchó al discípulo y no dijo nada.

Entonces, el discípulo le preguntó qué opinaba sobre el asunto y el maestro le respondió:

- ¿Hace mucho que no visitas mi jardín?

- Sí -respondió el discípulo, no sabiendo por qué se lo preguntaba.

Entonces el maestro lo invitó a ver su jardín. Pero en lugar de ver espléndidas rosas, vio que el jardín se había transformado en una maraña de malezas.

- ¿Pero qué ha sucedido aquí? -preguntó el discípulo asombrado.

- Pues un día me cansé de cuidar mis rosas y dejé que las plantas crecieran como querían.

Los yuyos y las malezas habían ahogado las rosas, que primero crecieron en forma desordenada y luego murieron. Ésta es la ley natural.

En ese momento, el alumno comprendió aquello que su maestro le quería decir.

Desconozco su autor

Sky them
Siguiente
 
¡Tú puedes ayudar a que este sitio siga en Internet!
Inicio Reflexiones Católicas Evangelio del día
Introducción Mapa del contenido Reflexiones
Por amor a ellos Poesía
Pensamientos
De Mujer
De interés
Música y Poesía de voz
Frases cortas Violencia Intrafamiliar
Mi Libro de Visitas
Mis tutoriales
Premios a Nuestra edad Power Point
Especial de Navidad
Lo más reciente Contactar con la diseñadora
Acerca del sitio Sonetos de Pablo Neruda Precios y Servicios de Diseño

Enviar este enlace a tus amigos

Recomienda esta página!
Dile a un amigo de este sitio! Free Tell A Friend
from Bravenet

Para imprimir esta página:

imprimir esta página

Copyright 2003-2008 ©LnYamuni All Rights Reserved.